LibroDeTextoFobia más que justificada #Postvaríos😵‍💫

De un tiempo a esta parte estamos asistiendo a una sucesión de escándalos editoriales a nivel de aula. Numerosos profesores y maestros a pie de aula, de esos que la pisan bien, están señalando y denunciando en redes los errores de bulto que traen consigo los libros de texto usados en la labor docente.

Si bien el post se volvió a viralizar en X hace poco, fue en 2019 cuando José Emilio alertaba de este desatino editorial, por llamarlo suavemente, que les intentó colar este libro de sociales a los alumnos de 2º de primaria.

Justo antes de comenzar el curso, Víctor nos mostraba esta foto de un libro de 1º  ESO. Supongo que para una empresa, es más barato y sale más rentable fabricar un libro sin definiciones. Da la sensación de que los propios autores del libro han malinterpretado la ley educativa de turno, pues todo el mundo sabe que las definiciones teóricas son necesarias también en los enfoques más competenciales. Antes, durante y/o después del proyecto práctico, reto u obtención del producto evaluable.

Ya más recientemente, los compañeros Maestroll y Dani señalaban con indignación unas tareas que plantean serias dudas de si de verdad se está movilizando algo en las cabecitas de los alumnos que se sienten a realizarlas.

Llegados a este punto, no creo que sea muy descabellado aventurar que tal vez los libros de texto puedan contribuir a una posible bajada de nivel. No ya de los alumnos, que también, sino de la propia práctica docente. Es necesario también hacer una llamada a nuestra responsabilidad como docentes a la hora de decidir si incorporar el libro de texto al proceso de enseñanza-aprendizaje y en su caso, escoger bien la editorial.

A ver si empezamos a escuchar: ‘Pobres de aquellos alumnos cuyo profesor no contraste antes la información en fuentes digitales y actualizadas’. Benditas TIC.

Comparte con tus amigos: